Por lo tanto, los fármacos con un efecto incluso menor sobre la reabsorción de electrolitos en los túbulos de la nefrona pueden causar un cambio significativo en la diuresis.