La disfunción eréctil afecta a uno de cada cinco españoles y especialmente a hombres de más de 50 años, y puede deberse a una enfermedad como la hipertensión, la obesidad , la diabetes y el tabaquismo.